14 de Febrero? DIY

Para quienes me siguen en Instagram, ven mis chequeos y me putean por interno por sacar pica, sabrán que salir a comer, cocinar y disfrutar de un buen puro, un buen vino ó un picoteo con amigos y familia está en mi top 5 de entretenciones. Por lo mismo, y desde el humilde palco de un suertudo comedor y bebedor, les puedo dar un dato, quizás un poco tarde, pero nunca malo de tener:

El 14 de Febrero es, lejos, el peor día para salir a comer.
Y no lo digo de mala onda: realmente es el día en que, de acuerdo a varios chefs, se deja todo congelado y preparado con días de anticipación; mesas repletas, servicio colapsado… Y una sobrepromesa interna (sabor año nuevo) a pasarlo bien y que todo salga absolutamente perfecto, que no es fácil de cumplir.

Pero este no es un posteo mala onda. Al revés: en todos mis años de casado (13 ya, ufa); los primeros #14F los “disfrutamos” saliendo a comer. Y nos dimos cuenta con horror no sólo de los precios sino también de las colas, malos ratos y colapsos. Por eso, desde el año 4 optamos por algo mucho más sano, mucho más barato y, mira tú, mucho más romántico:

El 14 de Febrero DIY.

Dícese de preparar entre ambos algo rico, fácil, romántico y especial. Por el sólo hecho de que lo hicieron ambos. Y sirve, para los solteros, hasta como regalo: Esta noche, la comida la hice yo.
Toma.

Paso previo: invierte el mismo tiempo que le darías a buscar “el” restaurant y “la” reserva, en encontrar recetas ricas, fáciles y simples. Google es tu copiloto. Y tu amiga foodie de Instagram también. Pero busca simpleza. Si eres como yo, créeme que tu mujer te agradecerá que no haya panqueques o arroz de sushi pegado en el techo. No es broma.

Luego, hazte experto en ese plato. Trata de hacerlo al menos una vez antes. En mi caso, tengo un imperdible: Camarones y mariscos cocinados en leche de coco con menta y arroz basmati al vapor. De postre, panqueques con forma de corazón flambeados con licor de naranjas, helado y trocitos de almendra. Suena increíble, sabe increíble y es facilísimo. Les acabo de dar la receta (los panqueques son 1 huevo, 1 taza de leche, 1 taza de harina con polvos. Mezcla en coctelera si te complica, jaja).

Segundo paso: Convierte tu comedor en un restaurant. Pon velas. Incluso vuélate y decora como nunca, mueve plantas, trae equipo de música, incienso –si eres de esos- y luces suaves. *Dato: paños de colores si no tienes dimmer. Además, hay varios tips para armar las servilletas de manera especial en Youtube. Diez puntos extra.

¡Y a disfrutar! Estás en casa, pueden comprarse una botella de vino rico y tomarlo entre los 2 sin miedo a partes… y lo mejor de todo, luego de comer y disfrutar los dos solos… la cuenta salió, máximo, lo mismo que el restaurtant. Con una buena botella de espumante, un buen vino, comida para 2 y hasta postre. Con la diferencia de que lo hiciste tú. U, otro plus, lo armaron entre los dos a lo chick flick.

Y eso, como dicen por ahí, no tiene precio.

Así que háganme caso. Ahórrense las colas, los mozos que no dan a basto… y disfruten de un viernes romántico de verdad. En un exclusivo y onderísimo restaurant que tiene sólo una mesa, y sólo dos invitados.

“Her”, Walter Mitty e inspiraciones varias

Si en el mundo virtual las cosas juntaran polvo, este blog estaría con una costra de tierra seca y dura.

So sorry por la dejación… pero es impresionante como las Redes Sociales (particularmente Instagram y Facebook) absorben esas ganas locas de decir algo, y te lo convierten en cómodas cuotas de pulsaciones de “estás vivo”.
Pero sin la capacidad exquisita de un blog. Donde puedes pensar. Desahogarte -hasta cierto punto, según mi experiencia en todos estos años-. Así que me estoy (re)obligando a escribir como forma de meditación, entretención y, jodelines, para ejercitar el músculo redactoril.

Así que volví. Hoy al menos. Y quería comentarles sobre un par de cosas que he estado devorando en estos días:

her.jpg
La primera, “Her”. De Spike Jonze.
Una peliculaza. Por su historia, su tono cálido y tranquilo de película de domingo… y su impresionante y detallista mirada de un futuro que, según este artículo (traducido con Google, pero que pueden leer en su original en el link también) y mi observación propia, podría ser efectivamente lo que “Minority Report” fue para inicios del 2000 en términos de “¿Qué se viene ahora?
No olvidemos que, de una u otra forma, “Minority Report” fue el padre del iPhone.

¿De qué se hará cargo “Her”?

Cuando vi Her, pensé que era la mejor película que he visto en los últimos 12 meses…
Hasta que me topé con esta: La Vida Secreta de Walter Mitty.

1180839_walter-mitty-1.jpg

Si Her es el “Minority Report” del 2014, Walter Mitty es la nueva Forrest Gump. Una película de esas que paran los pelos; con una premisa increíble: Un tipo gris y aburrido que trabaja en la revista “LIFE”… Y que sueña despierto todo el tiempo… Hasta que la misma vida lo obliga a dejar de soñar, y empezar a vivir de verdad.
No les cuento más. Veanla.
Además, la música está increíble.


Y para terminar este estiramiento y “vuelta a la vida” de mi blog, otra película digna de ver este verano -si es que no la vieron, porque es fácilmente googleable: About Time.
Esta vez, no les cuento nada: sólo vean el trailer. Eso sí, advertencia: no es un peliculón; sino más bien una muy buena “Chick flick” para ver con tu mina en una tarde de verano a pata pelada.


#Eso.
Conversemos en mi twitter, revisen mis posteos en mi viejo y fiel Blogger y WordPress… ¡y no leemos muy pronto!

Lewis. The Bear & The Hare

Cuando vi por primera vez la campaña de navidad para la tienda John Lewis (https://vimeo.com/78740926) , me pareció una historia tan bonita y tan increíblemente bien hecha, que quedó automáticamente en “LA” mejor campaña que he visto este año…
Pero todavía no había visto como se hizo. No se me pasó por la cabeza que no se trataba de animación… sino “board motion” o como sea que se empiece a llamar esta técnica…
Si es que alguien, alguna vez, vuelve a hacer tamaña proeza técnica.
Impresionante. Maravilloso. Inspirador.

Social by design

No me voy a seguir excusando por lo poco que estoy escribiendo en mi blog. Para qué; si está claro que mi cabeza anda a mil. Estar a cargo del cambio cultural de la agencia más grande de Chile es como para pedir que el mundo gire un poquito más lento para tener más horas en el día.
Lo que sí he hecho bastante, por lógica, es enfocarme en este cambio cultural. Como viene el mundo y hacia donde las marcas y las agencias deben apuntar. He estado dando charlas en Lima, yendo a Workshops en MedellínŠ y hay una palabra que me está encantando cada vez más: “Social by design

Social, por diseño. O, como decía Steve Jobs, “Diseño no es como las cosas se ven. Diseño, es cómo las cosas funcionan”.
Es difícil cambiar la forma de trabajo a un creativo que lleva 20 años en el rubro. Hacerle ver que ahora la gente es un canal más. Y que nuestra oportunidad no está solo en hacer una pieza genial, sino una pieza genial que te haga a TI hacer algo genial también. “Social by design”.Hecho para que tú lo compartas. Lo vivas. Lo hagas tuyo.

Seguramente ya vieron el ultimo trabajo que hicimos para Coca-Cola, “El Taxi del Movimiento”. Un experimento que ya lleva más de 1.4 millones de visitas, y que habla de ese nuevo rol de los publicistas: Crear productos, interacciones… Experiencias, que vayan más allá de la retórica.

Pensar desde la otra vereda. Desde la gente, no desde la marca.
Diseñado desde lo social. Diseñado desde lo que le importa a la gente.

Y es que, finalmente, la tecnología no es la solución. Es simplemente el papel sobre el que vas a dibujar.

El futuro de la ciencia (y del Storytelling)

Robert Wong es uno de esos tipos que envidias.
Creativo en el Google Creative Lab, su visión sobre cómo el “contar historias” (StoryTelling) ha evolucionado, y de cómo la tecnología puede hacernos pasar de la “Ciencia Ficción” a la “Ficción de la ciencia”, donde todos somos creadores del futuro -o, como escuché decir hace un tiempo en el Ad Tech de NY: “el problema no es lo que se pueda inventar, sino que se nos ocurra algo para inventar”-… este video que les dejo hoy me llevó a la serie “El Futuro del Storytelling” de Charles Melcher que no se pueden perder.

#TruthAboutStreet. La verdad? Tremendo

Por mucho que uno alegue que hay mucha pega (porque siempre lo hay), que bien hace apretar “pausa”, rasgar un día del calendario y salir a la calle a conocer a esa gente a la que uno mal llama “consumidor”;y que es simplemente eso: gente. Quitarse las predisposiciones y los números aprendidos. Airearse y entrar en las “oficinas” de los almaceneros, peluquerías, bares y restaurantes que son el bastión final entre nosotros y los que compran… y sorprenderse con respuestas. Con los problemas, ideas y mirada de esa gente que uno ve medio borroso cuando se encierra a pensar; pero que hoy reaparecieron en carne y hueso contestando nuestras preguntas y conversando con una paciencia y una buena onda que sorprenden.

Este es el segundo #TruthAboutStreet que hacemos. Más de 2,000 McCanners que un día salen, de capitán a paje, a recorrer las ciudades de nuestra Latinoamérica, para no olvidar jamás que lo que buscamos, es la verdad bien dicha.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sunday: Videosurfing 1. Daft Signz

Recuerdo esos lindos días en los que tenía – o me daba al menos- el tiempo de postear varias veces a la semana. La época dorada de Blogger y Posterous donde me largaba a despotrincar, alabar ó analizar lo que estuviera en el top ten de mi hipotálamo en esos días.
Hace rato que ya no lo hago. Una carrera en constante fast forward, dos hijos, dos perros, un gato y una agenda repleta me sacaron de esa extraordinaria forma de hacer jogging prosaico.
Así que hagamos un trato: me comprometo a que, al menos una vez por semana, les voy a mostrar lo que me tiene fascinado. Temas, videos, música. Hoy, es Videosurfing de domingo. Enjoy.