AMDD

01Conocí a la AMD (sin la actual D adicional) cuando llegué como Director General Creativo de MRM a fines del 2007. Cuando en Facebook todavía eramos muy pocos y mi cuenta de twitter apenas y tenía un “¿Hola, hay alguien ahí?”.
Cuando se premiaban los banners y el Community Management todavía ni existía.

Llegué a dirigir creativamente una agencia de marketing directo que había recibido la directriz global de ser la punta de flecha en el mundo digital. Y eso, en Chile del 2007, era tomar un machete e internarse en una selva en la que, por primera vez en la historia, los consumidores estaban creando senderos mucho más rápido que las empresas de comunicación.
Mi experiencia digital, de hecho, venía desde mi blog y mi gusto por la tecnología. Yo venía de McCann. De contar historias en 30 segundos. De “decirte” cosas, sin esperar feedback. Por eso, llegar al mundo del Marketing Directo, con gente acostumbrada a targetear como un láser, con campañas de nicho y “Respuesta Directa”, me enseñaron mucho más de lo que yo pensé que iba a enseñar de vuelta.
“Directo es Digital”, fue la primera columna que escribí aquí mismo. E incluso hoy, de vuelta a la “nave madre” y haciendo campañas integradas con equipos cada vez más Millennials, las premisas clave que aprendí en esos primeros días inmerso en el Marketing Directo (que ahora con Digital es un “Marketing Directo-Masivo”), se han vuelto casi un dogma para la publicidad. El preguntarse en cada campaña el “¿Y a mi qué?” del consumidor. O el diseño de experiencias más allá del estímulo publicitario.

Hoy estamos entrando al mundo de los drones, los wearables, la realidad virtual perfecta y las impresiones 3D. Tecnologías que corren cada vez más rápido, pero que lejos de dar vértigo, confirman un solo punto fijo en el horizonte: Se hizo fundamental tomarle el peso, de verdad, a palabras como “interactivo” y “engagement”. Conceptos tan manoseados, que se nos olvida lo poderosos que son. Interactivo no desde la tecnología y el “efecto wow” o la “interactividad” de mover el cursor y pase algo. Interactivo, de “yo te digo algo, pero espero una respuesta”. Interactuar. Conversar. Engagement no de palabra-gringa-que-suena-cool. Sino de “Enganchar”. Hacer algo que realmente te guste. Que haga (de nuevo) que conversemos. Respuesta directa. Tal y como cuando hacíamos que abrieras un sobre, tomaras un teléfono ó movieras una palanca.
La tecnología cambió. Y seguirá cambiando. ¡Y qué importa! Porque el cambio no es tecnológico, sino sociológico.

Muchas veces me han preguntado si es más fácil enseñarle a un “Masivo” de “Digital”, o vice- versa. Y lo cierto es que depende de muchos factores. La pasión y la curiosidad, para empezar… Pero lo que sí tengo claro es que hoy, nuevamente escribiendo una columna en la AMDD, puedo confirmar un hecho: 7 años después de que dijimos “Directo es Digital”, me alegra poder sumar otra frase: “Digital, es Masivo”.

Cristián “Ritalín” León. Vicepresidente y Director de Integración Digital de McCann Santiago

Columna publicada en Noviembre de 2014 en la revista AMDD.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s