Eurotrip. Last evening in Rome

Deje para el final el clásico. Con mi sombrero de pitilla y anteojos de sol, creyendome todo un italiano, me senté al atardecer en un café y pedí un «dolce» lo más italiano posible – este se llama «chancletta» y es como una palmera rellena de una pasta muy liviana de chocolate-, y el infaltable capuccino.
Mi manera -hay otra? Jaja- de decirle… CIAO, BELLA ITALIA! para volver a hacer la maleta y preparar mi madrugacion.

(y con nutrasweet el cínico)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s