Full Stack Marketing

Después de 20 años trabajando con estas y otras marcas globales, hoy puedo ayudarte a construir y catapultar la tuya. Con metodologías ágiles y una estructura liviana; customizada a tus necesidades.

Y con un modelo de trabajo que va más allá del On, el Off o el Full service. Full Stack

¿En qué puedo ayudarte?

  1. Con tu estrategia. Asesorándote para entender tu verdadero problema de marketing, por debajo de los síntomas de tu marca o el mercado.
  2. Con tu marca. Diseñándola o actualizándola a una marca contemporánea, fresca y moderna. Con un equipo de creativos y estrategas de clase mundial.
  3. Con el ecosistema de tu marca. Conectando tu marca con el público al que quieres llegar, usando una mirada agnóstica de los medios. La gente no es solo on. No es solo off. Tu marca tampoco debe serlo.
  4. Con la Creatividad. Dirigiendo Creativamente a tu equipo interno; o diseñando para ti un equipo con los mejores directores de arte, redactores, planificadores de medios, media buyers, Social Media, fotógrafos, content-makers, embajadores de marca y productoras para tu proyecto en concreto. Un equipo hecho a la medida de tu presupuesto, tus tiempos y necesidades.
  5. Con tu plan de medios. Soy socio y CEO de Human Connections Media Chile. Una multilatina con operación en Mexico y Argentina, que hace las cosas distintas. Y es que, para cerrar el círculo del proceso, es fundamental hacer las cosas distinto también en la manera de pensar los medios. Una manera más humana, moderna y empática.

Full Stack Marketing no significa hacer un poco de todo. Significa saber entender, planificar, diseñar y dirigir un proceso completo para tu marca, y traer a la mesa a los mejores elementos. En los tiempos que necesitas, en los presupuestos que tienes y con las personas correctas.

No lo sé Rick…

Finalmente se develó el gran misterio sobre los famosos personajes de «El Precio de la Historia», al estrenarse este fin de semana un comercial de TV para Falabella.com

Y cual es el problema con esto? Yo, fanático acérrimo de las historias, los personajes y la disrupción (dos de mis campañas más premiadas del mundo incluyen a tipos caminando en zunga por la calle), claro que tengo un problemón con esto.

Pero antes, un milisegundo de teoría básica de Marketing: el famoso Funnel o «embudo»: Una piramide invertida donde arriba «upfunnel», partes con awareness. Conocimiento. Y abajo, bajando en cantidad pero volviéndote un láser en calidad, bajas a la consideración «Mmm me tinca», anhelada conversión (compra), luego la re-compra y, omg el santo grial, con que tus mismos compradores se vuelvan un poderoso canal de venta: la evolución a «Advocates». Defensores. Fanáticos que rayan con tu marca y la recomiendan a todos sus conocidos. Así que no es sólo «un» canal. Es «el» canal más poderoso. Y es lógico: yo le creo mucho más a mi vecino que a cualquier medio. Al chat de Whatsapp del curso, más que a cualquier periodista.

Y ES ESE, justamente, mi problema basal con esta campaña del gigante verde naranja. Y de muestra, un botón en vivo: #Falabella es trend topic en twitter en este mismo momento… pero no por la campaña. Sino que por sus eternos problemas de CX, Consumer Experience. Yo que acabo de recibir un regalo de navidad (!!) que compré el 3 de Diciembre vía Falabella.com te lo puedo decir: Una marca (¡una Lovemark!) como Falabella no necesita crear campañas up-funnel. O bueno, más concreto: Si me haces elegir entre qué cosa es más urgente y más grave para la marca, qué debería estar quitándole el sueño al directorio de Falabella.com hoy, ciertamente no es que «más gente conozca la marca». Eso sería absurdo. No tienen un problema de awareness. Pero sí hay un problema grave, gravísimo, de usabilidad. De logística. De fukin bots respondiendo estupideces mientras tú, rojo de rabia, solo quieres que te devuelvan tu plata desde Enero. O que te digan por qué diablos las zapatillas llegaron en 43 y no en 37.

Amiguitos de Falabella, aplaudo que busquen ideas frescas y rompetandas -la ejecución está bien fome, pero la «idea madre» al menos, la «punta» de usar a esos personajes, está divertida. A ver si le sacan el jugo por todo lo que debió salirse y no se quede en un comercial mal guionado-. Pero no; ni siquiera es ese el asunto: Hoy a Falabella, la gente no le pide ser divertida. No necesitamos que sean «memorables» ni que usen un megáfono de millones de pesos para que digamos que son «chori»: Necesitamos que funcionen. Y que en vez de gastar millonadas en retórica y pauta para «ser vistos», se pongan las pilas con los que les compramos desde hace mas de 20 o 30 años, y no lo volveremos a hacer por la pésima, PE-SI-MA experiencia online.

Entonces? Menos Up-funnel. Más enfoque en la recompra y la recomendación. ¿Y cómo te recomiendo? Cuando pido algo y me llega. Cuando no quiero algo y me devuelves mi plata a tiempo. Cuando no te veo en trend topics tan seguido por gente alegando y reclamando enojadísima.

En definitiva: Cuando «sirves» y «ayudas» de verdad. O, como dijo en algún momento Jef Bezzos (no sé si les suena ese cabro):

«La principal cosa que nos ha hecho exitosos, por lejos, es esa obsesión compulsiva en enfocarnos en el consumidor»

Porque, finalmente, por usar unos personajes «Divertidos» se están farreando tener al mejor embajador de marca: A mis pares.

Asi que no lo sé Rick… Pero me parece una mala idea.

El futuro de la computación, parte 3

De toda la vida he sido un fanático de los gadgets. De los unboxings. De la tecnología y, sobre todo, el cambio sociológico que implica cada avance. Por eso partí esta ¿trilogía? de posts hace algun tiempo acá, luego cuando me independicé acá… y hoy, 2 años más tarde, quiero retomar el tema. En un mundo de trabajo remoto, tus gadgets ya no son simplemente tu forma de conectarte y comunicarte. Son también, fundamentalmente, tu manera de trabajar.

Tu oficina.

Quizás sea que hoy estuve buena parte del día en cama con gripe; o porque llevo pegado varias semanas con la duda de si volver al iPad (el nuevo iPad air tiene el mismo chip M1 de mi mac, ni mas ni menos); o el Samsung tab S8 * este post lo estoy haciendo desde mi Tab S6, que funciona perfecto pero, malditos gadgets, no es tan bonito ni tan moderno como el nuevo, obviamente.

Pero como decía, trabajando en Industria creativa, con una agencia diseñada 100% remota (si quieren sabre mas, en mi ultimo capitulo de mi Podcast profundizo un poco más en este formato), ya no pasa simplemente por si me gusta más el ecosistema Apple o el Android; o si mi Mac es más minimalista y cool que un PC. Hoy esa exquisita sensación de «mi oficina cabe en mi mochila» que tenia de vez en cuando al terminar el día en un café o seguir conectado en plena filmación, se volvió la normalidad total. Al punto que, hasta que mi hijo mayor se fue a vivir a Argentina hace un mes, dejando una pieza «vacía», nunca pensé siquiera en tener «oficina»: En las tardes, terracita. En invierno, de espaldas a la chimenea en el living. Y el mac, todo el dia sin conectarse y con 800 megas de velocidad en toda la casa.

La evolución de mis gadgets, como lo veo ahora; el futuro de la computacion, sigue teniendo para mi tres patas: Conexion, consumo de contenido y creación de contenidos.

La conexión es el desde. Y de un tiempo a esta parte, luego del AppleWatch-gate que me hizo odiar un poquito a la manzana, mi samsung S11 y mi Samsung Watch están en la base de la pirámide en lo que a conexión se refiere: ver de reojo si el correo o la notificacion es importante, mientras corro en el gimnasio, o simplemente poder usar a Google para pedirle que me de direcciones a algun lugar o me recuerde que tengo una reunion X dia a X hora (y que, oh magia de Android, me aparece como recordatorio sobre mi tele mientras veo Netflix). En esta base de mi ecosistema, claro, cabe el Android Auto y mi infaltable protocolo de «Buenos Dias» (que me da la temperatura del dia, hitos de mi agenda, abre las cortinas, apaga las luces y me da las noticias del día), y obviamente mis podcasts: desde Joe Rogan hasta McKinsey.

La evolución, el consumo de contenidos, se lo dejo a mi querido Tablet. Que conecto con mis Airpods (si, Tablet samsung y Airpods funcionan bien;no se reconocen automaticamente, pero es un detalle), y a veces incluso a mi control de xbox para poder jugar cosas tan sofisticadas como el Call of Duty, pero tambien ver mis series favoritas (hace un tiempo cambiamos el inutil Triple pack de GTD por simplemente 800 MB de velocidad de internet; y con el ahorro nos suscribí a Zapping para la TV basica, Netflix, Apple TV, Amazon prime y Disney Plus, por aun menos que antes). Diría que tambien lo uso para leer, pero espero mi Kindle Whitepaper 11 en unos días, asi que eso lo dejamos para un «Next».

Finalmente, el ecosistema tiene en su punta la Creación de Contenidos en mi Mac. Le regalé mi macbook pro de 13″ del 2020 a mi hijo y opté por el Macbook Air del 2021 con chip M1 -en el proceso, error, no me di cuenta de que mi ex Mac tenia microfono de Estudio integrado, asi que tuve que comprar un microfono profesional para grabar mis locuciones y mi podcast-. Bateria de duracion ridicula (al menos 8 horas en uso normal; y unas 5 horas si estas editando videos o haciendo cosas más power.

Hasta ahora supongo que describí un ecosistema más o menos parecido a cualquier creativo de agencia o creador. En mi mac edito videos, hago presentaciones, diseño páginas web y me comunico con mi equipo. Mi gran duda, hoy, es cual será el proximo paso:

El iPad Air con Chip M1 casi-casi quiere ser un mac. Pero en Chile, vale casi lo mismo. Y no. Aun no es lo mismo. Aunque la forma me tenga pensando seriamente volver a Apple. Principalmente porque el 80% de mi dia lo paso en Keynote e iMovie.

Pero asi tambien el Samsung con Dex quiere ser un Windows mas simple , con teclado «decente» pero no wow. Y si quisiera usarlo con Mouse, el Magic Mouse apple le hace perfecto.

Como es la nueva oficina? Es un tablet que llevas en tu mochila minima, con tu celular en 5G y tus airpods para reuniones desde la playa? O es un nuevo tipo de Mac mas liviano y mas potente? El tablet evolucionado, o el computador minimizado?

Creo que da para una parte 4, no?

2 años y 116,000 amigos más tarde…

Hoy hace casi exactos 2 años, mi mundo tembló. Mi vida profesional de más de 20 años en la misma agencia (o al menos el mismo grupo de agencias), llegaba a su fin producto de la Pandemia. Con más de 40 años y una familia que mantener, con el Covid recien empezando, se me apretó la guata como nunca antes en la vida.

Luego de respirar hondo, subí este post.

Dos años más tarde, vuelvo a leerlo y vuelvo a emocionarme. Ver todo lo que ha pasado desde ese post; toda la gente que he conocido desde ese entonces. Los consejos valiosísimos de amigos que me sacudieron el ego y me recompusieron a punta de consejos y buena onda. Crear una agencia desde cero. Uno de los podcasts más escuchados de la región. Y, extrañamente, entender que el exito llega sólo cuando no es tu foco.

Y es este aprendizaje el que, dos años más tarde, vuelvo a comentar para quien no lo haya visto: El truco del éxito es muchas veces contraintuitivo a lo que todos te dicen. Sobretodo viviendo en un pais chaquetero y mirador en menos como mi chilito querido: Que te calles tus logros. Que te enfoques en tu carrera. Que te cuides las espaldas. Desde que me olvidé de este verdadero Game of Thrones que me armaron el la cabeza y empecé a enfocarme en los demás, en cómo ayudarlos a ellos; en cómo solucionar sus problemas… he vivido dos de mis años más felices, celebrados y exitosos de toda mi carrera.

Y eso, como siempre lo digo, es sólo gracias a ustedes. A mis 116,000 nuevos amigos.

El futuro es eléctrico. Y muy cool.

Estas ultimas semanas, dos tremendas noticias para el futuro de la electromovilidad. Y es que mientras algunos cientificos comentan preocupados que aun no existe la tecnología que permita que realmente el Litio le de poder a «todos» los autos del mundo (simplemente no existe tantas reservas de litio en el mundo), hoy aparecen dos nuevas razones para los primeros adoptantes en seguir apostando por el futuro electro-cargado.

El primero, un golpe a la cara y al corazón de todos los nostálgicos. Con el nuevo DeLorean por fin viéndose ya en lontananza. O al menos su silueta:

El segundo, también un retro-futurismo que todos los niños de los ochentas quisiéramos tener. El Microlino, el famoso «Huevito», llega también con un impactante rediseño eléctrico:

Y si esto ya es impresionante, miren su side-kick: La Microletta.

Tan impresionante como sus diseños, es el hecho de que ya hay 20,000 reservas hechas. ¡Sólo en Europa!

Echale una mirada a su sitio y ve los specs en https://microlino-car.com/

El futuro se ve limpio, verde y cool, no? Yo ya tengo mi favorito. Y tú?

El verdadero poder de las marcas

Ya lo dijo Noah Harari en su último libro: las guerras ya no serán por territorios. Algo que, entre el caos y el dolor de Rusia atacando a Ucrania, vuelve aún más surrealista y anacrónica la obtusa mirada de Putin: Hoy los Oligarcas y la gente en las calles le reclaman al cuasi Zar que se detenga, no porque algun pais en particular esté haciendo algo (porque además sabemos lo que significaría enfrentarse con ese monstruo con poder nuclear): Los ciudadanos y los billonarios rusos claman a Putin que cese los ataques, porque los verdaderos poderes están «pegándole bajo» a los Rusos: Las marcas.

Netflix. Apple. Lego. Levis. Starbucks. Hollywood. Pepsi. Coca-Cola. El verdadero poder del siglo XXI no está en quien tiene más tanques. Está en las grandes corporaciones globales. Que, dicho sea de paso, ya ganaron en la conquista mundial como modernos Genghis Khanes. Su guerra no fue por territorios fisicos, sino mentales. Su conquista total y absoluta viene con cara de placer al abrir mi nuevo Mac. Prender mi nueva TV Samsung o simplemente tomarme mi bebida favorita.

Es añejo, entonces, creer que la guerra la gana el que tiene el mazo más grande. Hoy, todos los paises están de brazos cruzados -obligados- ante el poderío (y supuesta inestabilidad mental) de un lider loco de poder que no cederá ante su ambición de tener de una vez por todas los terriotorios que le aseguran ser el dueño del gas de toda Europa… Pero la guerra de verdad no está en las materias primas. California y su Sylicon Valley no son nada con su solo territorio. Nadie querría «Capturar» esa zona. Son las cabezas, las tecnologias y, finalmente, las grandes marcas, las verdaderas ganadoras de una guerra oculta, bajo cero, que se libra en la mente de la gente. De los consumidores.

Putin sigue en el Siglo XX pensando que su poder bélico le dará el jaque mate ante los gobiernos del mundo. Pero no entiende que, mientras los paises estan congelados ante las posibilidades de fuego de Rusia, los veraderos «dueños» del mundo ya lanzaron sus bombas en territorio Ruso. Y la gente gente, su gente, sufre por la falta de su Late favorito. Su serie favorita. Su esperado estreno del mes en los cines.

Putin lanzó su poder como si todavia fueramos paises. Territorios. Culturas distintas. Y no entiende que la cultura global es un hecho tan potente y palpable, que no tiene capacidad ni control contra los verdaderos oligarcas del mundo: Las marcas globales.

Ahora, le toca mover a él.

La ultima genialidad de Burger King

Hace tiempo que no comento campañas en mi blog. Para eso, la verdad, estuve más de 5 años haciendo las Digital Pills en McCann, curando contenido cada día (si, cada día) para toda la comunidad creativa de McCann worldgroup Latinoamérica, Caribe y Europa. Y luego, aprovechando la costumbre y el expertise de curador de tanto tiempo, empecé mis propias The Digital Pill desde RTLN (puedes suscribirte aquí y recibirla cada Viernes); y que ya cuenta con más de 800 lectores en la región.

Pero en fin. A lo que nos convoca: Mira esta campaña genial de David David Madrid lanzada esta semana en via pública, a propósito de su nueva oferta de hamburguesas Plant Based. Un recurso creativo y muy efectista inspirada, como dice el DGC de David David André Toledo: «Está inspirada en que, muchas veces, los clientes no pueden distinguir entre el Whopper tradicional y el hecho con plantas».

La campaña será lanzada además en Costa Rica, Mexico, Brasil y Alemania.

Swan Song, de Apple TV+: Una maravilla.

Hay algunas películas, algunos libros, algunos discos y comics que mientras estoy leyéndolos, viéndolos, escuchándolos, me pareciera estar disfrutando un chocolate de lujo. Como en algún evento muy pituco al que fui alguna vez y pasaron ofreciendo chocolates de autor. El tipo (el dueño, seguro), viendo como me «zampaba» un trozo, me tomó del brazo y, entre rabia contenida y paciencia zen, me pidió que por favor sacara otro trozo y lo disfrutara como correspondía. Con la lengua y el paladar derritiéndolo.

Siento que algunos contenidos son como ese chocolate. Hay que disfrutarlos de a pedacitos.

Hace algunos años -imposible no compararlas-, comenté el placer de ver Her. No sólo por su cuidadísima estética, sino por la mirada de la tecnología «invisible» que se ve en toda la trama. Esta semana, vuelvo a sentir ese placer entre lo estético, lo tecnológico, lo sociológico y lo simplemente «Zen» y minimalista. Es el turno de Swan Song, el último estreno de Apple TV.

La premisa es inquietante y atractiva a la vez: En un futuro cercano, un tipo (un diseñador gráfico), con una enfermedad terminal, acepta ser parte de una nueva tecnología que permite clonarte de manera perfecta. Pero obviamente no debe decirle a su familia por lo que pasa, para que el truco surta el efecto, y su familia siga su vida como si nada. Como si él no murió solo.

Y hasta ahí les dejo la trama.

La historia es espectacular. Melancólica. Espesa. Pero el matiz de esa tecnología que, como uno de mis escritores favoritos dijo alguna vez…

Cualquier tecnología suficientemente avanzada,

es indistinguible de la magia.

Arthur c. clarke

Y, tal como en Her, hay detalles que simplemente no te los explican, porque no es necesario. A mi hija jamás le expliqué como usar un iPad. Ellos tampoco te explicarán cómo la señora, ya dormida, le deja mensajes con personajes animados en una nota de papel físico. Un paneo de las casas demuestra que ya no existen estacionamientos (el auto simplemente está ahí afuera cuando lo necesita); y las interfaces ya no son pantallas. Para qué, si usas lentes de contacto inteligentes.

Podría seguir dando detalles, pero eso sonaría inevitablemente a Spoiler. Mi último tip melómano? Tengo mis Airpods para ver peliculas sin molestar a la waif… Y en algunas contadas ocasiones, uso mis audifonos de casco de madera de Marley: un sonido infinitamente superior, más profundo, pero, claro, como buen pelado no son los más cómodos. Tuve que devolver la pelicula a la mitad y volver a verla con los cascos. No se pierdan verlo en la mejor resolución posible, con el mejor sonido posible.

Como un chocolate gourmet listo para derretirse en su paladar cinéfilo.

Exclusivamente en Apple TV+

Métale verso?

Acompánenme a escuchar esta triste historia:
Ad Tech de NY. Año 2008. Recién nombrado Digital Advisor de McCann para la región, me paseaba por la meca de la innovación con ojos de mono japonés. En ese evento, tuve la suerte de ser uno de los 30 o 40 pelagatos a quienes, por primera vez, se le presentó la Realidad Aumentada. Wow.

Obviamente volví en shock. Con la tarjeta de la empresa creadora en la mano sudada y tiritona. ¡¡Esto es una locura!! Esa misma semana, agendé rápidamente reuniones con mis clientes clave: Ripley, Entel, Mastercard… Sólo para estamparme la cabeza con la realidad. Y algo que, irónicamente, venía en uno de los capítulos del mismísmo libro que iba leyendo en el avión:

«Nuestro Foco no deberían ser las tecnologías Emergentes, sino que las prácticas culturales emergentes»

Henri jenkins, convergence culture.

Los cines 3D nacieron en los 50s. Pero debieron pasar casi 50 años para que la gente realmente los mirara con interés. Con la Realidad Aumentada pasó lo mismo: La mismísima idea de un catálogo de muebles que se «desplegara» desde el catalogo físico de Ripley, presentado en el 2008, fue aplaudido y premiado en Cannes para Ikea en 2013. ¿Qué pasó? Pokemon Go pasó. La tecnología se volvió util e interesante para la gente.

Photo by Harsch Shivam on Pexels.com

Y así, podríamos hablar de los Podcasts que hicimos con Copano en el 2009, las campañas en Códigos QR del 2014… Y, decantemos y dejemos macerar, lo que nos compete hoy en pleno 2022: El famoso Metaverso.

¿Es tecnológicamente relevante? Claro que sí. ¿Es culturalmente relevante, hoy? Mmmm…

No quiero ser el pelotudo que le tiró piedras al iPhone en su lanzamiento y se convirtió en Meme. Pero si algo me ha enseñado la sociedad y la tecnología, es que sólo un producto maduro, útil y culturalmente relevante acapara las miradas.

Miren Virtualia. Tremendo. Avanzadísimo para su época. Murió joven.

Miren Second Life ¿Metaverso adelantado?

Me encanta la tecnología detrás del Metaverso. Pero no sé si estoy dispuesto a ser un avatar tipo Nintendo Wii frente a un cliente importante. Por lo pronto el Zoom y mi cámara HD me funcionan mucho mejor. Y ojo: mis explosiones en la cara con tecnologías «aún verdes» no van a evitar que en la agencia dejemos de explorar el uso de Bots, NFTs y lo que venga. Las empresas más millonarias están inviertiendo fuerte en él y por algo será. Finalmente, y como siempre digo, lo bonito de vivir en países como los nuestros es que estamos en un bonito palco mirando el futuro (Europa y Estados Unidos), lo que por acá será «top» en 5 o 6 años más.

Te espero con ansias, Metaverso. Pero, por favor, no lo convirtamos en un «Métale verso». Si no, vuelva para arriba de este posteo y acompáñeme a ver esta triste historia.

RitaCast Recap 2021

Estamos en la época de los Recaps. De abrir las manos a lo Tony Stark ante este convulsionado 2021 y examinarlo de Enero a Diciembre. En parte nostalgia, en parte aprendizaje, me parece importante poder hacer un zoom back y revisar qué tal este año, antes de plantear el próximo.

Así que, siguiendo a los grossos de Google con su Year in Search o a Spotify (ambos casos, obviamente, parte de The Digital Pill del viernes pasado, miralos acá), les comparto lo que, para mi, fue lo mejor del RitaCast en su ya segunda temporada:

RitaCast ha sido nombrado el Podcast de Marketing más escuchado de Chile y uno del los Top 10 de Latinoamérica según Apple.

La Segunda Temporada comenzó con 4 invitados de lujo: Primero, con mi gran amigo Sergio «Warketing» Gajardo, con quien hablamos de tecnología y la segunda edición de su libro. El segundo, también un gran amigo, Javier Yranzo. Con quien hablamos sobre cómo pasarlo bien en esta industria, ¡y ganar plata! El tercero, una persona con quien tengo la suerte de trabajar en mi rol de CEO de Human Connections Media (que, dicho sea de paso, está dando mucho que hablar en Mexico): Sergio Lara y cómo el Data-Driven marketing nos permite crear marcas más empáticas. Y si de empatía hablamos, el capitulo siguiente fue el mejor de todos: Hablar con el CEO de lo que para mi ha sido la marca que mejor ha sabido entender a la gente en la pandemia (de la casa para adentro y para afuera), CasaIdeas, fue un verdadero lujo. Un grande, Mauricio Russo.

En realidad es dificil elegir mi capitulo favorito del año. Porque las veces que andaba medio perdido con qué podría ser el siguiente tema, la maravillosa comunidad de LinkedIn me ayudó con datos clave. Así, pasamos por un repaso por el primer año de emprendedor a cargo de RTLN, los 7 pasos para crear tu marca personal y cómo hacer Liderazgo efectivo (con otro gran amigo, y coach personal, Cristián Parrao) y conversamos desde Branding (con otro amigazo, Rodrigo Maragaño) hasta cómo la Industria creativa ha cambiado sus procesos, en dos capítulos que se perfilan como los más escuchados del año (acá y acá).

Del Metaverso al liderazgo efectivo. De cómo crear redes sociales potentes hasta cuál debería ser el ecosistema de tu marca… Este año siempre traté de crear conversaciones y dar información relevante, resumida y util. ¿Qué será la tercera temporada? Tengo varias ideas… pero quiero que ustedes me den las suyas!

Sobre el éxito

Cuanta gente se mete a estudiar lo que los viejos le piden, o lo que «creen» que les va a dar plata, en lugar de seguir lo que les gusta hacer. Cuantas canciones no se compusieron, obras no se pintaron y libros no pudimos leer.

Y es que, al final, la matemática es super simple: Sea lo que sea que ames haciendo, si lo haces mucho más que el resto, te volverá mejor que el resto. Y el mejor en cualquier cosa, siempre es exitoso.

Hace más de 20 años tuve la suerte de recibir apoyo de mis viejos cuando les dije que, pese a mis 810 ponderados en la prueba, iba a estudiar Publicidad. La suma de mis hobbies.

El exito es esquivo, y no llega si lo buscas.

En cambio, si haces lo que amas, y amas lo que haces, un día te lo encuentras ahí, al lado tuyo mirándote en silencio mientras disfrutas tu miércoles cualquiera.